El plan–X: dando a tus hijos adolescentes una salida

Artículo original (en inglés): BertFulks.com.

El plan-X puede ser la diferencia entre tú y tu hijo cenando juntos en casa o en un hospital, un centro de recuperación o incluso peor.

Amigos, como muchos de vosotros sabéis, suelo pasar una hora cada semana con un grupos de jóvenes que se recuperan de adicciones. Si. Gente joven. Hablo de adolescentes que han de estar aislados durante al menos 6 meses para aprender a superar sus adicciones. Siempre me siento abrumado y honrado de compartir este tiempo con estas jóvenes almas que han sido tan increíblemente asaltadas por un mundo que aún están por comprender. Esto también viene con el conocimiento agridulce que al menos estos chicos tienen la posibilidad de luchar, al tiempo que algunos de mis amigos han tenido ya que enterrar a sus propios hijos.

Recientemente hice a estos chicos una pregunta simple: ¿Cuántos de vosotros os habéis encontrado en situaciones donde empezaron a pasar cosas con las que no estabas a gusto, pero en las que os quedasteis, más que nada porque sentíais que no había salida posible?

Todos levantaron la mano.

Todos y cada uno de ellos.

Siendo honesto…, lo entiendo. Aunque ya esté en los cuarenta, todavía estoy en contacto con aquel extraño niño, quien a menudo se sintió atrapado en las impredecibles aguas de las experiencias adolescentes. No puedo contar la de veces que el sexo, las drogas y el alcohol vinieron a llamar a mi joven mundo. Yo no estaba preparado para ninguno de ellos, pero no sabía como escapar y al mismo tiempo, no auto excluirme socialmente. Todavía recuerdo la primera cerveza que bebí en casa de un amigo durante el instituto. Lo odié, pero me vi acorralado. Como adulto, ahora mismo eso me resulta tonto, pero así era mi realidad en ese momento. La “presión de los iguales” era un término frívolo para una situación normalmente silenciada y sin embargo muy real. Y por supuesto yo no podía llamar a mis padres y pedirles que vinieran a rescatarme. Para empezar yo ni siquiera debía estar ahí. De adolescente, beber alcohol sin ganas parecía mucho más sencillo que presentarme voluntario para un castigo, un interrogatorio y seguramente el fin de la libertad que había tenido hasta entonces.

El Plan-X

Por estos motivos, ahora en nuestra familia tenemos algo llamado el “X-plan” o plan-X. Esta simple pero poderosa herramienta, es una vía vital que nuestros hijos tienen la libertad de usar en cualquier momento. Así es como funciona:

Pongamos que a mi hijo menor, Danny, lo llevan a una fiesta. Si por lo que sea, la situación le hace sentirse incómodo, todo lo que ha de hacer es escribir la letra “X” a cualquiera de nosotros (su madre, yo, su hermano o su hermana mayor). El que recibe el texto ha de seguir un procedimiento muy básico. Al cabo de unos minutos ha de llamar al móvil de Danny. Cuando responda, la conversación será más o menos así:

“¡Hola!?”

“Danny, ha pasado algo y tengo que pasar a recogerte ahora mismo.”

“¿Qué ha pasado?”

“Te lo cuento cuando llegue. Estate preparado para marcharte en 5 minutos. Ya estoy de camino.”

En ese momento, Danny les dice a sus amigos que algo ha pasado en casa y que alguien viene a buscarle y que se tiene que ir.

En poco tiempo, Danny sabe que tiene una salida; a la vez, no hay ninguna presión para que se meta en ninguna situación de ridículo social. Tiene la libertad de protegerse y continuar creciendo y aprender a navegar por su mundo.

plan-x1.png

Ésta es una de las cosas más especiales que le hemos dado y le ofrece una sensación de seguridad y confianza en un mundo que tiende a llevar a nuestros jóvenes a la sumisión.

Sin embargo, hay un componente crítico en el plan-X: una vez que ha salido de la trinchera, Danny sabe puede contarnos tanto como quiera: mucho o poco, depende enteramente de lo que él quiera. El plan-X viene con el acuerdo que de no emitiremos juicios ni haremos preguntas (incluso si se encuentra a 15 kilómetros de donde se supone que debía estar). Esto puede ser muy difícil para algunos padres (admitidlo, algunos de nosotros somos frikis del control), pero os prometo que no solo le salvará, sino que ayudará mucho a forjar la confianza entre tu hijo y tú.

(Una salvedad: si Danny sabe que alguien está en peligro, tiene la obligación moral de contarlo por la protección de la otra persona, sin importar el coste personal que ello le pueda suponer. Eso es parte de la lección que tratamos de enseñar a nuestros hijos – somos los cuidadores de nuestros iguales y a veces tenemos que dar la cara por aquellos que son demasiado débiles para hacerlo por si mismos.- Más allá de eso, no tiene por qué contarnos nada. Nunca.)

Muchos de nosotros los padres, lamentamos la intrusión de la tecnología en nuestras relaciones. Yo odio ver a gente sentada junta a la mesa y cada uno mirando su móvil. Me enfada mucho recibir mensajes de texto de mis hijos cuando me escriben desde otra habitación de la casa. Sin embargo, los móviles están aquí para quedarse, así que tenemos que encontrar la forma de usar esta tecnología para ayudar a nuestros hijos de la mejor forma que podamos.

Os insto a usar algún tipo de plan-X en vuestro hogar. Si os comprometéis a hacerlo, vuestros hijos os darán las gracias. Nunca sabes cuando algo tan simple puede ser la diferencia entre tu hijo riendo contigo en la cena o pasando 6 meses en un centro de recuperación o… (Dios no lo quiera) algo mucho peor.

Que tengáis la fuerza y la compasión que necesitáis los padres ahí fuera, pues todos intentamos entender cómo ser mejores padres, pero no es fácil.

Os pido que compartais este escrito. Si conseguimos que al menos un chaval salga de una mala situación, entonces todos podremos sentirnos privilegiados por haber formado parte de ello.

#xplan #planx

mis mejores deseos amigos.

Bert Fulks.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s