¿Por qué son los niños tan buenos aprendiendo idiomas?

Cuando se trata de aprender idiomas, los niños pequeños son mucho mejores que las máquinas, a pesar de estar expuestos a sólo una fracción del vocabulario que reciben éstas a través de algoritmos. ¿Qué es exactamente lo que los hace tan buenos?

Un influyente estudio mostró que los niños de familias ricas estaban expuestos a cerca de 30 millones de palabras más antes de los tres años que los niños de familias pobres – una diferencia que pone a los niños de familias de bajos ingresos en una desventaja educativa incluso antes de empezar la escuela.

Pero ser bombardeado por un gran volumen de palabras no necesariamente conduce al uso de un lenguaje rico y natural. Tomemos como ejemplo el software de reconocimiento de voz. Los científicos han estado trabajando en la creación de máquinas que puedan aprender idiomas a través de la exposición a enormes conjuntos de datos, pero Siri y el asistente de Google todavía no son rival para un niño de 2 años.

Si miras algunos de los algoritmos, usan diez veces más datos que los que son accesibles para un niño de cuatro años”, comenta la Dra. Sho Tsuji, psicolingüista de la École Normale Supérieure de París, Francia.

Entonces, ¿cuál es el secreto? La clave, según los expertos, es precisamente que un bebé no aprende de forma aislada, ni de una única manera. Aprender a hablar es un proceso interactivo y social con entradas y refuerzos procedentes de muchas fuentes.

La Dra. Tsuji está investigando cómo las claves sociales como el contacto visual y la sonrisa se relacionan con la adquisición del lenguaje como parte de un proyecto llamado SCIL.

Para probar el impacto de la interacción social en el aprendizaje, está llevando a cabo una serie de experimentos en los que se enseña a los bebés una palabra a través de videoconferencias. En una versión del experimento, una persona en la pantalla – que no puede ver al bebé pero utiliza tecnología de rastreo de la mirada para saber a dónde está mirando – interactúa con el bebé durante 5-10 segundos antes de enseñarle una palabra. En una segunda prueba, un personaje de dibujos animados hace lo mismo, mientras que en una tercera, el bebé está expuesto a un vídeo pregrabado y no interactivo.

La Dra. Tsuji ha encontrado que cuando el humano o la caricatura reaccionan a la mirada del bebé antes de la enseñanza de la palabra, el bebé aprende mejor que cuando no existe tal interacción.

Una vez desenredado el papel de diferentes claves sociales, quiere tratar de entender cómo funcionan, detectando qué áreas del cerebro se activan para cada proceso. Los resultados de su investigación podrían ser utilizados para diseñar apps educativas efectivas que puedan apoyar a los padres.

‘Nunca será mejor que un verdadera interacción social. Pero hay tantas aplicaciones por ahí y muchas de ellas no están científicamente probadas. Si pudiera haber un juego que sea interactivo y que enseñe (a un niño) una palabra, que podría ser una gran aplicación.

Tecnologías portables

Todo el campo de la adquisición del idioma la investigación está dando un gran salto gracias al desarrollo de tecnologías portables, dice la Dra. Tsuji, ya que los sensores y las cámaras están permitiendo a los investigadores dar seguimiento a los niños fuera del ambiente del laboratorio y obtener una imagen realista de cómo aprenden el idioma en casa.

Los estudios tradicionales sobre el idioma tendían a considerar sólo el idioma hablado o sólo el texto.

Dra. Laura Sparaci, Consejo Nacional de Investigación Italiano

Esta opinión es compartida por la Dra. Laura Sparaci, investigadora del Instituto de Ciencias y Tecnologías Cognitivas del Consejo Nacional de Investigación de Italia, que está investigando la relación entre las habilidades motoras, como agarrar, apuntar y jugar con objetos, y la adquisición del lenguaje

‘Mucha de la investigación sobre habilidades motoras en el pasado tuvo lugar en ambientes de laboratorio. Necesitamos más investigación en la naturaleza, en el sentido de observar a los niños en su entorno familiar con múltiples cuidadores, con sus compañeros, o incluso a veces con mascotas.’

Comenta que para entender realmente cómo los niños aprenden el lenguaje es importante considerar los gestos, las expresiones faciales y la postura corporal como parte del lenguaje. Los estudios tradicionales sobre el lenguaje tendían a considerar sólo el lenguaje hablado o sólo el texto. El lenguaje debe ser considerado como multimodal. Existe un fuerte vínculo no sólo entre los gestos y la palabra hablada, sino también entre las acciones y las palabras.

Para la Dra. Sparaci, la relación entre acciones tales como agarrar objetos, gestos tales como señalar, y el desarrollo del lenguaje, que investigó en un proyecto llamado FORGE, suena sorprendente, pero existe por una razón muy sencilla. En cuanto un niño empieza a caminar, es capaz de sostener objetos en sus manos que luego pueden mostrar a sus cuidadores. Los cuidadores suelen dar etiquetas para esos objetos…. y así empiezan a enlazar la etiqueta con el objeto.

Sin embargo, los científicos todavía necesitan establecer qué pasa en el cerebro de un niño cuando esto sucede para entender más acerca de cómo se relacionan exactamente las diferentes habilidades.

Hay muchos caminos en el desarrollo hacia las mismas habilidades. Las principales cuestiones en las que se centra la investigación ahora son los caminos en sí mismos”.

Autismo

Una forma de des-seleccionar las rutas al desarrollo del lenguaje es estudiar a niños con desarrrollos fuera del rango típico como por ejemplo, áquellos con trastorno del espectro autista (TEA).

En un estudio publicado en 2018, la Dra. Sparaci puso a prueba la relación entre el desarrollo de acciones y vocabulario en hermanos menores de niños con TEA. Debido a que el autismo tiene una base genética, loshermanos menores tienen un alto riesgo de ser diagnosticados con la enfermedad en sí mismos.

A través de repetidas observaciones de los niños a lo largo de varios años, ella y sus colegas descubrieron que la capacidad de un niño para realizar acciones funcionales, es decir, poder usar un objeto como herramienta, a los 10 meses era un pronóstico del desarrollo de su lenguaje a los 12, 24 y 36 meses.

” Lo que vimos es que a los 10 meses, los bebés de nuestro grupo que luego desarrollaron autismo, nunca produjeron acciones funcionales en las situaciones que observamos, que eran el uso de una cuchara”, dijo. Y esto predijo su vocabulario en puntos de observación posteriores.

La doctora indica que su investigación podría proporcionar nuevas preguntas para la investigación sobre el autismo – por ejemplo, ¿podría el apoyo con acciones funcionales ayudar a los niños con su desarrollo del lenguaje?

Pero una comprensión más amplia de la relación entre las acciones, los gestos y el lenguaje también puede ayudar a guiar a los padres de niños con un desarrollo típico sobre las mejores maneras de apoyar un vocabulario creciente, como dar nombres a los objetos que los niños señalan o hacer tiempo para tener conversaciones simples.

Hoy vivimos en una sociedad en la que los adultos tienen muy poco tiempo. Una cara sonriente o un padre que esté comprometido apoyará el desarrollo del vocabulario más que un adulto que esté escribiendo en un ordenador.

La investigación de este artículo fue financiada por la UE. Si te gustó este artículo, por favor considera compartirlo en los medios sociales.

Más información: SCIL , FORGE

Artículo original publicado en inglés en Horizon (revista de la EU sobre investigación e innovación)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.