Aprender jugando

Los niños no juegan para aprender, pero de manera más o menos consciente, aprenden jugando. El juego es uno de los aspectos protagonistas en la vida de un niño, pues es en lo que ocupan la mayor parte de su tiempo, y cuando no, están pensando en cuándo van a poder hacerlo.

Por ello, es muy importante utilizar el juego como metodología de aprendizaje, ya que es la única manera en la que conseguiremos captar y mantener su atención y que aprendan mientras se divierten.

Debemos utilizar los juegos y adaptarlos al aprendizaje, pues se aprende realmente de lo que a uno le motiva y los niños donde encuentran su entorno natural y motivador es en el juego.

Os contamos los 5 beneficios principales de aprender jugando, ¡aunque hay muchos más!

1. EL JUEGO PERMITE ACEPTAR Y APRENDER DE NUESTROS ERRORES

El alumno tiene libertad para tomar decisiones que le pueden conducir al fracaso, pero a la vez le ofrece la oportunidad de aprender de él de forma práctica.

Como nos encontramos en la dinámica de juego, el niño no tiene tanto miedo a las repercusiones como ocurriría en situaciones de la vida real. El niño puede equivocarse, pero aprende de sus errores de manera natural y desenfadada.

Van aprendiendo a enfrentarse y a solucionar situaciones complicadas y problemas que en la vida real serían incapaces de solucionar, esto les ayuda a conseguir confianza en sí mismos y a perder o disminuir el miedo a fallar, mejorando su autoestima.

2. ASIMILACIÓN DE LOS CONCEPTOS TEÓRICOS

Es una de las mejores formas para reforzar lo aprendido teóricamente y ponerlo en práctica. Desarrollando experiencias a través del juego de forma que se interioricen los conceptos.

Los alumnos aprenden mejor cuando interactúan con sus compañeros y tienen la oportunidad de desarrollar lo aprendido prácticamente a través de ejemplos o juegos adaptados que memorizando conceptos teóricos que pondrán en práctica en un futuro lejano o quizá nunca.

3. DESARROLLO COGNITIVO

Lo cognitivo es aquello relacionado con el conocimiento y con la información que se dispone gracias a la experiencia o a un proceso de aprendizaje. El desarrollo cognitivo en el juego se produce cuando los niños tienen que recordar, pensar, comprender y reflexionar sobre los conocimientos aprendidos para resolver alguna situación que se produzca en el juego.

Esto provoca que se estimule la concentración, la memoria, la imaginación, la creatividad y el razonamiento lógico.

4. DESARROLLO AFECTIVO

El juego promueve las relaciones entre los niños y facilita la interacción entre los compañeros, estimulando entre ellos el compañerismo y el trabajo en equipo.

El aprendizaje mediante el juego estimula la satisfacción, el autocontrol, se fomentan las habilidades sociales, de resolución de conflictos, comunicativas y aumenta la motivación y la responsabilidad. También ayuda a la pérdida de la vergüenza.

En los juegos se deben conocer y acatar una serie de normas, lo que favorece el respeto y la conciencia de que para conseguir una meta es necesaria la cooperación.

5. EL JUEGO PROPORCIONA PLACER Y FELICIDAD

Las redes neuronales del aprendizaje se activan cuando la persona está contenta y relajada. El juego es una herramienta fundamental que predispone al niño a aprender. Con el juego el niño vive experiencias placenteras a través de la creación de un mundo de fantasía, cogiendo elementos de la vida real y transformándolos de forma que consigue desconectar y aliviar sus frustraciones.

Debemos aprovechar aquello que más les gusta hacer y que más felicidad les aporta para adaptarlo a lo que queremos enseñar.

Fuente: BrainNursery

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.