Waldorf Gipuzkoa, un nuevo colegio para Donostialdea

En Donostia hay casi 50 colegios y variedad de modelos educativos (ver en el listado de colegios de donostia). Hay colegios concertados y públicos, religiosos, de idiomas o ikastolas… en general, cada uno con su plan educativo propio. Entonces, ¿necesitamos un colegio más? Y si estamos buscando una educación del siglo XXI, ¿sigue siendo válido el modelo Waldorf y tiene cabida en nuestro entorno? Paradójicamente, tanto Montessori como Waldorf tienen ya más de 100 años y sin embargo siguen siendo modelos innovadores, muy actuales y muy distintivos. Y si, hay un grupo de emprendedores que se han propuesto abrir un colegio Waldorf en Donostialdea y que creen que es necesario. Veamos por qué y lo que nos cuentan.

Los colegios más antiguos de Donostia son de finales del siglo XIX y la mayoría de los actuales surgieron con la reforma educativa de los años 60 del siglo XX. Debido a la baja tasa de natalidad, en los próximos años quizás no todos los colegios tengan alumnos suficientes para continuar, como le ocurrió lamentablemente el curso 18-19 a la ikastola Claret de Gros. Sin embargo, por la iniciativa de varios profesores formados y cualificados en el método y el apoyo de un grupo de familias, se quiere comenzar un nuevo centro, concretamente un colegio Waldorf ¿Qué tiene este proyecto que lo haga diferente o especial?

La primera escuela Waldorf, basada en las ideas de Rudolf Steiner, se abrió en 1919 para servir a los hijos de los empleados de la Fábrica de Cigarrillos Waldorf-Astoria en Stuttgart, Alemania. Hoy día existen ya 1.100 colegios Waldorf en todo el mundo, así como unos 2.000 jardines de infancia (Educación Infantil). Al ser muy cercano en el tiempo al método Montessori y al diferir ambos de los modelos educativos tradicionales, se suelen nombrar juntos con frecuencia como los grandes modelos “alternativos”, aunque ellos prefieren verse como modelos diferentes. Sobre el método Montessori puedes consultar el post que hay en el diccionario educativo.

El colegio Waldorf Peninsula, es un ejemplo muy conocido. Es una antigua granja en la bahía de San Francisco (EEUU), donde se educan los hijos de directivos de Apple, Google y otros gigantes tecnológicos, apostando por la creatividad de su enseñanza. Y es que en el corazón de Silicon Valley, donde viven quienes piensan, producen y venden la tecnología que transforma la sociedad del siglo XXI, quieren a sus hijos pequeños lejos de ella. Los beneficios de las pantallas en la educación temprana son limitados, sostienen, mientras que el riesgo de adicción es alto. En efecto, la tecnología no entra en el colegio hasta la enseñanza secundaria.

Plantas, muebles de madera, lápices y un encerado presidiendo la clase, en el colegio Waldorf Peninsula de Silicon Valley. P. L.

Ken Robinson (una de las referencias educativas del mundo y concretamente de este blog) no sigue la pedagogía Waldorf, pero su crítica a la escuela tradicional de producción industrial coincide plenamente con ella.

También mencionar que muchos colegios Waldorf pertenecen a la Red mundial de Escuelas asociadas a la UNESCO y también con frecuencia se incluyen en la red “Change Maker Schools”, de la Fundación por la innovación social Ashoka, a la que por ejemplo pertenece el colegio Amara Berri y su método.

La libertad es una condición básica para la existencia de una vida cultural creativa.

Rudolf Steiner, doctor en Filosofía y Letras, estudió también Matemáticas, Física y otros dominios de las Ciencias y las Artes. Fundamentalmente es conocida su labor de investigación de la obra científica de Goethe. A partir de su visión del ser humano, Rudolf Steiner desarrolló un método respetuoso con los ritmos del niño, la creatividad y la naturaleza, la pedagogía Waldorf: una educación del niño y del joven hacia la libertad, dentro de una continua renovación de la sociedad.

Steiner trabajó no sólo en el campo educativo y social, sino también en la agricultura, la pintura, la música y el canto y dio importantes pautas para el desarrollo de la medicina antroposófica y la pedagogía curativa.

El método y los colegios Waldorf

Todos los centros Waldorf llevan a cabo un proyecto pedagógico común basado en tres pilares:

  • El respeto a cada niño, niña y joven en su desarrollo individual
  • El trabajo en equipo del claustro de maestros y profesores
  • La colaboración permanente entre la escuela y la familia

Se potencia el contacto con la naturaleza y se fomenta la curiosidad y las ganas de aprender de los alumnos. La enseñanza es práctica y se adapta a cada uno de ellos, permitiéndoles vivir y sentir los contenidos para que puedan hacerlos propios.

Los maestros deben respetar al máximo el proceso madurativo de cada alumno, así como equilibrar y fomentar sus capacidades intelectivas, su sensibilidad artística y su fuerza de voluntad.

Una característica importante es que se da el mismo valor a la práctica de oficios y labores que al trabajo artístico y al aprendizaje intelectual. Al ampliar la base de experiencias y vivencias propias, los alumnos pueden recordar más y mejor sin exigirles memorizar, como nos indica la neurociencia.

Los alumnos Waldorf son entonces alumnos creativos, que tienen la oportunidad de descubrir sus propios talentos en un ambiente cuidado y sin presión. Sus ganas de aprender y su creatividad les harán ser adultos capaces de solucionar problemas, con ilusión por aprender y crecer constantemente.

El proyecto Waldorf Gipuzkoa

Waldorf Gipuzkoa Elkarte Pedagogiko-Kulturala nació como asociación sin ánimo de lucro para crear un colegio Waldorf en Gipuzkoa e incluir esta opción educativa en la enseñanza autorizada. Actualmente se hayan ya en proceso de formar una cooperativa de maestros y familias y están dando los pasos para ser reconocidos por el Gobierno Vasco como centro concertado en Astigarraga. Como referencia tienen el centro Geroa en Trokoniz (Alava), que forma parte de la veintena de iniciativas Waldorf de la Asociación de centros educativos Waldorf de España.

El inicio de un colegio no es tarea fácil, pero su propuesta está muy definida y muy clara. Su proyecto es el de un colegio Waldorf con modelo lingüístico D para alumnos de 1 a 12  años, es decir, incluyendo los ciclos de guardería, infantil y primaria.  

Hemos hablado con ellos y nos cuentan que para conseguir estos objetivos, ahora mismo lo que más necesitan es darse a conocer. Para crear el colegio necesitan involucrar a un número mínimo de familias que respalden el proyecto, condición necesaria para que el Gobierno vasco les permita abrir lo antes posible.

Por eso, si estáis interesados en esta pedagogía y queréis más información sin ningún compromiso, reservad esta fecha: sábado 16 de noviembre. La presentación del proyecto será a las 10:00 en Arrobitxulo Kalea 41, Astigarraga.

Y si no podéis acudir pero queréis más información, podéis consultar sus páginas Waldorf Gipuzkoa ; Facebook Waldorf Gipuzkoa ; Facebook Gipuzkoako Waldorf Hezkuntza Proiektua

Para contactar con la asociación podéis hacerlo por email, info@waldorfgipuzkoa.eus, o por teléfono: 644944349

Fuentes Wikipedia, Waldorf Gipuzkoa, el PaisCuerpomente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.