La Escuela, el Sistema educativo y la alta capacidad

¿Qué respuesta dan las escuelas y el sistema educativo a los estudiantes de altas capacidades?

Las autoridades educativas de varias comunidades autónomas y también de varios países europeos, están desarrollando estrategias de respuesta para las necesidades educativas por altas capacidades y están publicando guías de actuación tanto para centros y profesorado como para familias. En resumen, siguiendo los documentos publicados por diferentes administraciones podemos decir que hay tres tipos de estrategias generales de respuesta:

  • El agrupamiento, en centros exclusivos especiales.
  • La aceleración curricular, flexibilizando sus programas personales de aprendizaje.
  • El enriquecimiento, adaptando el currículo escolar para una formación integral, en línea con nuestro concepto cultural de escuela inclusiva.

Seguir leyendo

9 pasos para criar a un niño feliz

 Lo que hace felices a los niños podría sorprenderte. Los expertos en desarrollo infantil que estudian el tema afirman que la felicidad no es algo que puedes darle a un niño como un regalo. Es algo que les puedes enseñar.

Edward Hallowell, psiquiatra y autor de The Childhood Roots of Adult Happiness (Las raíces infantiles de la felicidad adulta), dice que los niños demasiado mimados, ya sea porque se les den demasiados juguetes o se les resguarde de sentirse incómodos emocionalmente, son más propensos a ser adolescentes aburridos, cínicos e infelices.

“Los mejores indicadores de felicidad futura son internos, no externos”, asegura Hallowell, quien enfatiza la importancia de ayudar a los niños a desarrollar recursos internos que puedan utilizar a lo largo de sus vidas.

Afortunadamente no tienes que ser un experto en psicología infantil para animar a tu hijo a encontrar la fuerza interior y la sabiduría que se requieren para superar los altibajos de la vida. Con paciencia y flexibilidad, cualquier padre de familia puede establecer las bases para una vida llena de felicidad.

1. Aprende a leer las emociones de tus hijos

Tu pequeño seguramente sabe muy bien cómo demostrarte cuándo algo lo hace feliz o lo entristece. Su carita se ilumina con una enorme sonrisa cuando llegas a casa o llora desconsoladamente cuando no encuentra su adorado osito de peluche.

Pero, aun así, tal vez te preguntes si en general es feliz.

Las señales pueden ser obvias: un niño feliz sonríe, juega, exhibe curiosidad, muestra interés en otros niños y no necesita estimulación constante. Y al contrario, afirma Hallowell, las señales de un niño desdichado son igualmente claras: “Es retraído, callado, no come mucho, no se involucra espontáneamente con otros niños, no juega, no hace preguntas, no ríe ni sonríe y habla muy poco”.

El que un niño sea naturalmente tímido o introvertido, no ría ni interactúe mucho no significa que sea desdichado. La timidez no es lo mismo que la tristeza, pero tendrás que esforzarte más para descifrar sus señales. Hallowell indica que hay que estar alerta para ver si se dan cambios significativos en su conducta (por ejemplo, si se vuelve más aislado o temeroso) que pudieran sugerir algún problema que requiere tu atención.

Paul C. Holinger, profesor de psiquiatría del Centro Médico Rush-Presbyterian-St. Luke’s en Chicago ha identificado nueve “señales” innatas que los niños usan para comunicar sus sentimientos. También puedes reconocer estas señales en tu pequeño. Dos de las señales, “interés” y “placer” son sentimientos positivos, mientras que las señales negativas, sobre todo “angustia”, “enojo” y “miedo”, indican que el niño es desdichado.

La mayoría de los padres reconocen que un niño miedoso que se angustia fácilmente no es un niño feliz, pero Holinger comenta que muchos papás no reconocen que un niño enojado usualmente está expresando tristeza. Sin importar la edad, “el enojo es simplemente angustia excesiva”, dice Holinger. Cuando tu hijo golpea a su hermano o lanza sus juguetes, eso significa que está angustiado más allá de su nivel de tolerancia.

Probablemente, tu hijo tiene su propia forma de demostrarte que está pasando por un momento difícil. Algunos se retraen y otros hacen un berrinche o se vuelven demasiado apegados a su madre o su padre. Al ir conociendo mejor el temperamento de tu hijo, captarás mejor las señales de que algo no anda bien en su mundo.

2. Divertíos juntos

Aunque el entretenimiento constante y comer helado de postre puede ser el sueño de todos los niños, lo que realmente hace más feliz a tu pequeño es más sencillo:. Y esa es la primera clave para criar a un niño feliz, dice Hallowell. “Relaciónate con ellos, juega con ellos”, aconseja. “Si tú te estás divirtiendo con ellos, ellos se están divirtiendo. Si creas lo que llamo una ‘niñez conectada’, darás el mejor paso para garantizar que tu hijo sea feliz”.

El juego genera alegría, pero también es la forma en que tu hijo desarrolla habilidades esenciales para su futura felicidad. El juego no estructurado le permite descubrir lo que le gusta hacer (construir torres con bloques de madera, jugar al hospital con sus animalitos de peluche) lo cual puede orientarlo hacia una carrera que le satisfará.

3. Ayúdalos a perfeccionar sus talentos

La receta de Hallowell para crear felicidad de por vida incluye un aspecto sorprendente: las personas felices son a menudo aquellas que dominan una habilidad. Por ejemplo, cuando tu bebé practica cómo lanzarte una pelota, aprende de sus errores, aprende persistencia y disciplina, y luego experimenta la dicha de tener éxito debido a sus propios esfuerzos.

También obtiene el beneficio de ganarse el reconocimiento de otros por su logro. Y lo que es más importante, descubre que tiene algo de control sobre su vida: si trata de hacer algo, tiene la satisfacción de darse cuenta de que, con persistencia, llegará a lograr lo que se propone. Los estudios muestran que este sentimiento de control que se experimenta a través de dominar algo es un factor importante que determina la felicidad adulta.

Hallowell advierte que los niños, como los adultos, necesitan seguir sus propios intereses o no habrá dicha en sus logros.

4. Cultiva hábitos sanos en tu hijo

Mucho sueño, ejercicio y una dieta saludable son importantes para el bienestar de todos, sobre todo de los niños. Los niños pequeños hacen ejercicio de manera innata. Darle a tu hijo tiempo de sobra para corretear afuera le ayudará con sus estados de ánimo.

Y presta atención a su necesidad de tener orden en su vida: aunque algunos niños se adaptan fácilmente a distintos horarios y circunstancias, la mayoría de ellos disfrutan y son más felices con un horario establecido que les permite saber qué va a suceder.

Tal vez también sea bueno que prestes atención a cualquier conexión entre el estado de ánimo de tu hijo y ciertos alimentos. Algunos padres encuentran que aunque el azúcar puede dar a su hijo energía momentánea, también puede ocasionar cambios bruscos de humor y conducta agresiva. Las alergias y la sensibilidad a ciertos alimentos también pueden jugar un papel importante en la conducta y el estado de ánimo de tu hijo.

5. Deja que trate de resolver sus problemas

Algunos padres creen que criar a un niño feliz tiene que ver con hacer que todos sus problemas se solucionen. Pero Carrie Masia-Warner, psicóloga infantil y subdirectora del Instituto de ansiedad y trastornos del estado de ánimo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, ve esto como un grave error que cometen muchos padres amorosos y bienintencionados.

“Los padres tratan de arreglar siempre las cosas para sus hijos, tratan de hacerlos felices todo el tiempo. Eso no es realista. No trates de arreglar las cosas siempre“, aconseja Masia-Warner. “Los niños necesitan aprender a tolerar algo de angustia, algo de desdicha. Deja que luchen, que resuelvan las cosas por sí mismos, porque eso les permite aprender a enfrentarse a los problemas“.

Hallowell está de acuerdo en que permitir que los niños pasen por diversas experiencias, incluso difíciles o frustrantes, les ayuda a llenar la reserva de fuerza interior que conduce a la felicidad.

Ya sea que un niño tenga 7 meses de edad y esté tratando de gatear o 7 años y tenga dificultades con las sumas y restas, Hallowell indica a los padres que aprenderá a arreglárselas con las adversidades simplemente confrontándolas una y otra vez hasta superarlas con éxito.

Aprender a lidiar con las inevitables frustraciones de la vida es crítico para la felicidad de tu hijo en el futuro. Esto no significa que los niños no deban pedir ayuda si la necesitan, pero tu papel es ayudarlos a que encuentren una solución ellos mismos, no proporcionársela.

Si tu pequeño desarrolla un sentido de independencia y confianza, eso puede llevarlo a tener más autoestima y a ser más feliz. Una forma de ayudar a tu hijo a desarrollar estas cualidades es dejar que juegue solo durante 10 o 15 minutos, varias veces al día.

6. Permítele estar triste o enojado

Cuando tu hijo se va a un rincón a hacer pucheros en una fiesta de cumpleaños, tu reacción natural podría ser empujarlo a unirse a la diversión, pero es importante permitirle que esté infeliz.

A Hallowell le preocupa que “algunos padres se angustian cada vez que sus hijos sufren un poco de rechazo, no los invitan a una fiesta de cumpleaños o lloran porque no obtuvieron lo que querían”.

Los niños necesitan saber que a veces es normal sentirse desdichados. Es, sencillamente, parte de la vida. Y si tratamos de rescatarlo de cualquier desdicha, podríamos estarle enviando el mensaje de que está mal sentirse triste. Necesitamos dejarlos experimentar sus sentimientos, incluyendo la tristeza.

Puedes alentar a tu hijo a dar nombre a sus sentimientos y a expresarlos verbalmente. Los niños pequeños comprenden muy rápidamente las palabras que tienen que ver con su estado emocional, como “contento” o “enojado”. Cuando pueden expresar con palabras sus emociones, adquieren una nueva capacidad de reconocer y regular sus sentimientos.

7. Escucha a tu hijo

Según Hallowell, el mejor consejo en cómo saber si tu hijo es feliz es el más sencillo: Escúchalo. “Yo le pregunto tanto a mis hijos si son felices que frecuentemente giran los ojos hacia arriba”, dice. “Es el mejor modo de dejarles saber que me interesa lo que les sucede”.

Masia-Warner está de acuerdo en que tener el canal de comunicación abierto con tu hijo es fundamental para comprender su humor. Sugiere, decir a tu hijo, por ejemplo, “pareces triste, ¿hay algo que quisieras contarme? ¿Algo te molesta?”, y después déjalo hablar, si no quiere hacerlo, trata de nuevo al día siguiente.

Es posible que pasen algunos días y, sin aviso, empiece a llorar por algo que sucedió la semana anterior.

Si te preocupa que tu hijo pase por un período difícil, habla con su maestra o cuidador y con los padres de sus amigos, para saber si ellos identifican algo.

La mayoría del tiempo, los niños están tristes o molestos por algo que causa estrés en el ambiente en el que desarrollan: una discusión con un amigo, un problema con un hermano o una tensión en casa. Pero otras veces, la fuente del descontento es más seria.

Si los síntomas de tristeza en tu hijo persisten y notas comportamientos como falta de ganas de ir a la escuela o guardería, preocupaciones excesivas de que mamá o papá mueran, que finja estar enfermo, dificultades para comer o dormir, habla con tu el médico de tu hijo.

8. Enséñale a compartir y a pensar en los demás

Conforme tu hijo pequeño va creciendo puedes irle enseñando la importancia y satisfacción que existe en ayudar a otros. Algunos estudios muestran que las personas que se interesan por su alrededor tienden a sentirse menos deprimidos. Los especialistas sugieren que fomentar la caridad y ayudar a los demás es una parte importante de la vida familiar y los niños pueden beneficiarse mucho de ello.

Incluso ayudar en casa con pequeñas tareas hará que tu hijo aprenda el sentido de contribuir.

9. Sé un modelo de conducta

Según Dora Wang, profesora agregada de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nuevo México y madre de Zoe, los estudios muestran que puedes pasarles tu temperamento a tus hijos, no necesariamente a través de tus genes, sino a través de tu propio comportamiento y forma de criarlos.

Para bien o para mal, los niños perciben el humor de sus padres. Incluso los bebés pequeños imitan el estilo emocional de sus papás, lo cual de hecho activa vías neurales específicas. En otras palabras, cuando sonríes, tu hijo sonríe y su cerebro se “prepara” para sonreír.

Si disfrutas de las cosas pequeñas de la vida y expresas a menudo qué te hace sentirte agradecida, serás un modelo positivo de conducta para tu hijo. Enséñale a tu hijo a ver el lado positivo de cada situación. Si llueve y no pueden ir al parque, recuérdale que es un día perfecto para preparar galletitas en casa. Expresa alegría por lo que tienes, en lugar de demostrar tristeza por lo que no tienes.

Eso no quiere decir que tengas que esconder tus emociones negativas. Puedes dejar que tu pequeño vea que estás triste porque rompiste tu florero favorito. Y si añades que eso significa que ahora podrás comprar uno más grande, le enseñarás a tu hijo que la tristeza es parte de la vida y al mismo tiempo le mostrarás que siempre se puede encontrar un resquicio de esperanza.

Sin embargo, si te encuentras constantemente estresada o deprimida, es importante que busques ayuda. “Los padres de familia que tienden a estar deprimidos a menudo no son buenos para proporcionar disciplina y orden de manera constante, ni para alabar a sus hijos con constancia y divertirse con ellos. Todo esto puede contribuir a problemas emocionales”, dice Masia-Warner.

Artículo original escrito para BabyCenter en Español

Referencias

Dr.Hallowell. Undated. The childhood roots of adult happiness. http://www.drhallowell.com/speakers-bureau/the-childhood-roots-of-adult-happiness/

Parent Guide News. Undated. Talking without words. https://www.parentguidenews.com/Catalog/Baby/TalkingWithoutWords

Los padres y las familias en la alta capacidad

Los padres constituyen una pieza clave en el proceso de identificación del niño de alta capacidad, ya que cuentan con mucha información sobre su hijo. Además estos niños tienen un alto grado de dependencia con sus progenitores porque a lo largo de su vida deberán enfrentarse a situaciones difíciles ya que la inusual curiosidad intelectual les expone a todo tipo de información que muchas veces puede desorientar o desestabilizar su equilibrio emocional. Seguir leyendo

¿Cómo puedo saber si mi hijo o hija tiene altas capacidades?

Todos los padres ven en su hijos rasgos diferenciales y características que les hacen especiales y únicos: niños despiertos, curiosos y creativos. Entre ellos, hay niños que tienen mayor facilidad para aprender que los otros niños de su edad y dentro de ellos, están los niños de altas capacidades.

Estos niños no sólo se explican por un alto cociente intelectual sino por es una conjunción entre la inteligencia, la creatividad, la implicación en la tarea, etc…

Existe mucha variedad dentro de los alumnos y alumnas con altas capacidades. Son tan diferentes entre sí como el resto de personas lo son entre sí. Las características principales de estos alumnos y alumnas son su dedicación, su capacidad para el aprendizaje, y su alto rendimiento en aquellas áreas que son de su interés. Seguir leyendo

Dislexia: ¿Cómo ayudarlos en el aprendizaje de la lectura en el hogar?

Significado, síntomas y recomendaciones y fichas para trabajar en casa con la dislexia.

La dislexia es una dificultad específica de aprendizaje que hace referencia al aprendizaje de los procesos de lectura y de escritura y las funciones relacionadas con los mismos.

La persona disléxica se enfrentan en su día a día a muchas dificultades que no siempre son bien entendidas. Pueden aprender, pero su manera de aprender es diferente debido a este trastorno y requiere mayor estimulación, con algunas sencillas actividades podremos adaptarnos a su modo de aprender, dar respuesta a sus necesidades y potenciar sus aprendizajes.

En este artículo te mostraremos qué puedes hacer para ayudar un niño con dislexia y así mejorar su aprendizaje. Seguir leyendo

El juego libre cablea neuronalmente el cerebro y lo prepara para el éxito social y académico

Cuando se trata del desarrollo del cerebro, el tiempo en el aula puede que sea menos importante que el tiempo en el patio de recreo.

“La experiencia del juego cambia las conexiones de las neuronas en la corteza prefrontal del cerebro” -afirma Sergio Pellis, investigador de la Universidad de Lethbridge en Alberta, Canadá- “y sin experiencia de juego, esas neuronas no cambian”.

Son esos cambios en la corteza prefrontal durante la infancia los que ayudan a conectar neuronalmente el centro de control ejecutivo del cerebro, que tiene un papel fundamental en la regulación de las emociones, en capacidad para planificar y en la resolución de problemas, dice Pellis. Así que el juego -añade- es lo que prepara a un cerebro infantil para la vida, el amor y hasta para la escuela.

Seguir leyendo

Cuentos y sonrisas para niños que van a morir: Cuéntame algo que me reconforte

Artículo original publicado en el blog https://www.mamirami.es, en mayo 2017

Cuéntame algo que me reconforte

Cuéntame algo que me reconforte es un proyecto que me gustaría poder explicaros con sentimientos en lugar de con palabras. Se me antoja muy difícil materializar cómo me sentí cuando conocí el deseo de Alicia y entendí que hay alguien ahí fuera trabajando por dar un paréntesis de felicidad a niños que se están gravemente enfermos. Bien porque padecen enfermedades graves cronificadas, o bien porque se encuentran en el final de sus vidas.

Siento profunda admiración por su impulsora, Alicia Chamorro, a la que conozco personalmente. ¿Sabéis esas personas que hablan con dulzura, tranquilidad, que casi acarician sus palabras? Ella es así. Su proyecto es así.

Seguir leyendo

Los deberes y las tareas extra

Los profesores en general, están a favor de los deberes por distintos motivos, tanto los más tradicionales como incluso los que se consideran progresistas e inclusivos. Los que si están en contra son los profesores de pedagogías y escuelas alternativas, donde no es habitual prolongar la jornada escolar con deberes.

En el caso de los padres, hay opiniones a favor y en contra, incluso en una misma familia. Los deberes preocupan, ocupan tiempo y esfuerzo y son una parte importante de las rutinas familiares a partir de 3º Primaria (8 años de edad). Sin embargo, rara vez se cuestionan y se acaban asumiendo incluso en desacuerdo, por no generar conflicto con el colegio. Pero ¿debe ser así? hacer deberes cuando no son necesarios tiene efectos negativos en los alumnos. Seguir leyendo

Los 100 mejores colegios de España- 2018

Follow my blog with Bloglovin

Hacemos referencia a un ranking de colegios que se elabora en España cada año y que publica El Mundo:  “La 19ª edición de 100 COLEGIOS repartidos en tres categorías -‘Los 100 mejores’, ‘Internacionales’ y ‘Notables’-, fruto de un análisis pormenorizado de más de un millar de escuelas siguiendo 27 criterios.

Como en todas las listas, lo que la caracteriza son los criterios de selección, con lo que podemos estar más o menos de acuerdo. Por hacer un símil conocido, podríamos decir que es como los restaurante que aparecen con estrellas en la Guía Michelín, Seguir leyendo

Flipped Learning

También conocido como Flipped Classroom o aula invertida, es un modelo pedagógico o método de enseñanza que surgió en 2007 en EEUU.

Jonathan Bergmann y Aaron Sams, profesores de química en el instituto Woodland Park High School (Woodland Park, Colorado), se dieron cuenta de que los estudiantes frecuentemente perdían algunas clases. Para ayudarles a seguir el temario y el ritmo de la clase, empezaron a grabar en video sus clases y a poner estos videos a disposición de todos los alumnos.

Pronto se dieron cuenta que esto afectaba directamente a las propias clases, pues les permitía centrar más la atención en las necesidades individuales de aprendizaje de cada estudiante. Así desarrollaron el método, que propone que los alumnos estudien y preparen las lecciones fuera de clase, para que luego en el aula sea donde hagan los “deberes” y realicen actividades más participativas: analizar las ideas, debatir entre ellos… Todo ello apoyándose mucho en las nuevas tecnologías y con un profesor que actúa de guía.

El profesor no explica todos los contenidos a todos los alumnos, todos los días, siguiendo un orden establecido, sino que se transforma en investigador, generador de contenido y mediador del aprendizaje.

El alumno es el protagonista en la creación y en la selección de los contenidos y adquiere la responsabilidad de su aprendizaje. Aprende en casa en forma de ‘micro tareas’ motivantes. En casa y en clase ha de participar activamente y por ello, es necesario compromiso y responsabilidad. En casa tienen que ser capaces de pensar, reflexionar, juzgar, organizar, analizar críticamente o resumir. En el aula tienen que discutir, resolver dudas y hacer tareas creativas con la ayuda del profesor. Esto puede llevarse a cabo en grupos, o bien individualmente, lo que permite marcar diferentes ritmos para cada alumno según sus capacidades y mejorar el ambiente de trabajo en el aula gracias al papel activo de cada estudiante. Así, se introducen técnicas​ como la instrucción diferenciada y el aprendizaje basado en proyectos.

Ventajas, desventajas y dificultades

Ventajas

  • Crea un ambiente de aprendizaje colaborativo en el aula.
  • Permite a los docentes dedicar más tiempo a la atención a la diversidad.
  • Convierte el aula en un espacio de trabajo activo.
  • Fomenta la creatividad y el pensamiento crítico.
  • Involucra a las familias desde el inicio del proceso de aprendizaje.
  • Proporciona al alumnado la posibilidad de volver a acceder a los mejores contenidos generados o facilitados por sus profesores.
  • Promueve el aprendizaje centrado en el estudiante y la colaboración.
  • Es una oportunidad para que el profesorado pueda compartir información y conocimiento entre sí, con el alumnado, las familias y la comunidad.
  • Crea autonomía en los alumnos.

Desventajas

  • Se basa en la preparación y la confianza.
  • Implica más trabajo para el docente.
  • No prepara para los exámenes.
  • Se incrementa el tiempo frente a una pantalla.
  • Se emplea poco el aprendizaje basado en la indagación, porque muchos de los recursos que utilizan los estudiantes, previamente han sido seleccionados por el docente.
  • Puede establecer una división de la clase con respecto a la tecnología que cada estudiante tiene a disposición, lo que se conoce como brecha digital.
  • Los profesores deben considerarse expertos en TICs (tecnologías de información y comunicación)

Dificultades

  • A pesar de que los estudiantes aprenden más, la percepción de ellos a veces es que “aprenden menos” o “aprenden por sí mismos”, lo cual supone percepciones negativas respecto al trabajo del profesor.
  • Puede suponer una sobrecarga de trabajo y actividades para los profesores, pues hay más preparación.
  • No todos aprenden de manera autónoma: es posible que una clase invertida no responda a las necesidades de todos.
  • La brecha digital. Hay estudiantes que no tienen acceso en su casa a la tecnología necesaria para el seguimiento de las clases requerido por el aula invertida.
  • Exceso de deberes para casa. Los deberes para hacer en casa, aunque sean “deberes invertidos” siguen siendo deberes. Los deberes para hacer en casa restan tiempo libre para dedicarse a sus aficiones, relacionarse con sus amigos o familiares o hacer ejercicio físico.

Artículos originales:

https://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/educacion-infantil/que-es-flipped-classroom
https://www.theflippedclassroom.es/what-is-innovacion-educativa/
https://es.wikipedia.org/wiki/Aula_invertida